decorar las paredes con cuadros

Consejos para decorar las paredes con cuadros

En solitario o en grupo, los cuadros siempre resultan un detalle que aporta vida, estilo y personalidad a las paredes de una casa. Seleccionados y distribuidos con buen gusto, denotan cómo el propietario de la vivienda se ha preocupado por agasajar a sus visitantes.

Sin embargo, una mala elección o colocación de los mismos puede hacer naufragar todo el esfuerzo. Para que esto no suceda, solo presta atención a los siguientes consejos para decorar las paredes con cuadros:

  • Ten en cuenta la altura 

Es importante determinar la altura media del ojo del observador. Si no tienes en cuenta este detalle, puede que cuelgues muy altas las obras, lo cual obligaría a las personas a forzar la vista.

  • Sigue una línea 

A menos que busques un efecto en especial, lo ideal es colgar las pinturas o fotografías siguiendo una línea imaginaria horizontal que, siempre contemplando lo dicho sobre la altura, cruce a las obras por su centro.

  • Organiza áreas en tus paredes 

Toma como referencia a uno de los cuadros -también podría ser algún detalle, un reloj, un sillón u otro objeto importante en la pared- y construye en torno a este una agrupación estética, que aporte un importante impacto visual.

  • No a los excesos 

Recuerda que estás decorando la pared de una vivienda; no confundas tu casa con un museo. La idea es dar con las distintas obras un toque personal a tus paredes, sin caer en la saturación. Para evitar resultados desagradables, crea puntos definidos de atención y trabaja sobre estos.

  • El encanto de la simetría 

La simetría permite alcanzar efectos visuales exitosos de una forma relativamente sencilla. Puedes distribuir las fotografías o pinturas en relación a un eje vertical u horizontal simple, doble e incluso triple. Además, puedes realizar combinaciones geométricas de todo tipo.

  • Sobre los espacios

Siempre debe considerarse una distancia razonable tanto entre cuadro y cuadro, como entre cuadro y muebles o entre cuadro y techo, cuidando las proporciones.

Por cierto, no deberías descuidar una de las partes fundamentales de las obras de arte: el marco. El estilo de los mismos otorgará la sensación deseada: presencia, calidez, delicadeza, robustez, clasicismo o modernidad. El efecto que busques puede lograrse, sin duda, con el marco adecuado.

También debes prestar especial atención a la iluminación. Puedes utilizar spots para destacar puntos especiales de la obra, o bien una luminaria que resalte a la misma en su totalidad. Mucho cuidado con la luz natural, puesto el sol directo puede echar a perder las obras de arte más delicadas en cuestión de horas.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *