dormir en su dormitorio

5 trucos para que tu hij@ duerma en su dormitorio

Si tienes hijos, seguro que has pasado (o estás pasando) por el complicado proceso de dejar el dormitorio de los padres para pasar a dormir solos. Tras el período inicial de crecimiento en el que es fundamental el calor cercano de los padres, se hace imprescindible ir incitando a los niños para que vean que son capaces de tener su propia habitación y disfrutar de ella.
Sin embargo, no todos los niños reaccionan de igual modo y, aunque un gran número se siente lo suficientemente mayor como para no compartir habitación con sus papás, la inseguridad aparece firmemente en las cabecitas de otro gran porcentaje. Es aquí donde Muebles Rio pretende echarte una mano, indicando algunos trucos para que tu hijo duerma solo sin problemas.
 

1. Hacerle ver que es mayor para tener su propio espacio. Una de las razones por las que los niños prefieren la cama de los padres es por costumbre, siendo complicado convencerlos de inmediato de que deben cambiar de habitación. Llegado a este punto es importante motivar a los pequeños haciéndoles ver que ya tienen edad suficiente como para tener sus propios dormitorios juveniles, dejando a un lado aquellos dormitorios infantiles cargados de peluches y juguetes. En nuestro catálogo descubrirá multitud de opciones que puede mostrar a su hijo para que, al sentirse partícipe de la elección de su propia habitación, termine de aceptar el cambio.
 

2. Premiarle por cada día que duerma en su habitación. Seguro que tú hijo tiene un juguete especial o algún regalo que desee con todas sus fuerzas. Pues esta es tu mejor baza. Puedes hacer una especie de tabla que represente los días de la semana o del mes, la cual incluya en última instancia el premio en cuestión y una pegatina que avance según duerma solo. Así sentirá la motivación de lograr su regalo, al mismo tiempo que se siente capaz.
 

3. Transmitirle el amor que sientes por ellos. La idea de que ya no puedan dormir con papá y mamá puede llevar a confusión, incluso a sentirse menos queridos. Por ello, es muy importante dejar claro este punto acompañándolos durante el momento previo a quedarse dormidos. Para hacer más íntimo este instante, una buena opción es compartir alguna anécdota graciosa que haya ocurrido ese día o leerle un cuento, así ellos sabrán que no están solos y que en el dormitorio de al lado están sus padres para protegerles.
 

4. Evitar sus miedos. Si tú hijo elige dormir contigo porque siente miedo durante la noche, debes centrarte en disipar estos temores y hacer que se sienta cómodo para conseguir un sueño placentero. Dejar la puerta entreabierta, la luz del pasillo con luz tenue o la ventana a medio cerrar permitiendo el paso de claridad externa son buenas opciones para alcanzar este objetivo.
 

5. Hablar del tema previamente con ellos. Para que no le tome por sorpresa, intenta comentar unos días antes que es mejor dormir cada uno en su habitación. Así el día definitivo tendrás una conversación anterior en la que basarte. Pero sobre todo hay que ser firme y paciente, evitando caer en la acción más cómoda que no es otra que dejarle dormir contigo.

Dejar una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *